Helioterapia, el Poder del Sol: aprovecha los beneficios de la luz solar sin dañar tu piel

Mucho se ha escrito en los últimos años sobre los peligros de la excesiva exposición a los rayos del Sol: los conocemos de sobra y aunque nunca está de más recordarlos, los resumimos en una sola palabra mágica: protección.

Sin embargo, la luz solar es terapéutica, y no poco. La helioterapia es un efectivo método de curación que expone el cuerpo a los rayos solares. Los baños de sol moderados conllevan una serie de beneficios indiscutibles, y han sido acertadamente utilizados desde hace siglos para combatir diversas enfermedades. Además, la luz del sol es un bien universal: podemos disfrutar de sus beneficios tanto en invierno como en verano, tanto en la montaña como en la playa, e insistimos: con protección y de forma moderada, son buenos para la salud.

El sol emite varios tipos de radiaciones y cada una posee efectos específicos sobre nuestro organismo:

Fortalecedor óseo: la radiación ultravioleta del tipo B (UVB) favorece la síntesis de vitamina D, necesaria para que el calcio y el fósforo se fijen en los huesos y…¡ATENCIÓN!:  para metabolizar los hidratos de carbono, excelente si estamos a dieta para perder peso. De hecho, está comprobado que cuanto más encerrados estamos sin luz…más engordamos (que nos lo digan a los community managers!)

Antidepresivo: la luz del sol resulta imprescindible en la regulación de la secreción de hormonas y neurotrasmisores. Por eso, cuando la luz del sol escasea se multiplican las probabilidades de sufrir depresión y desórdenes del estado de ánimo.

Anti-inflamatorio: el sol estimula la circulación sanguínea y las terminaciones nerviosas de la piel, lo que produce un efecto analgésico. Los dolores musculares, debidos a contracturas o contusiones, y las inflamaciones superficiales pueden ser aliviadas gracias a la helioterapia.

Acción antibacteriana: existe un efecto antibiótico indirecto porque la luz solar aumenta la cantidad de células inmunitarias –glóbulos blancos- en la sangre.

Así, la exposición controlada a la luz del sol resulta especialmente recomendada en casos de anemia, ya que los rayos de sol tomados en alta montaña provocan un aumento directo de los glóbulos rojos en circulación; el sol, por otra parte, estimula la secreción de jugos gástricos, la asimilación de los nutrientes y está indicado en casos de estreñimiento, falta de apetito, diarrea, cólicos y candidiasis.

zsa zsa bellagio

Eso sí, hay que evitar tomar baños de sol cuando hay hemorragias, inflamaciones o acidez en el estómago.

Otras enfermedades que encuentran en el sol una ayuda a su cura son las relacionadas con:

-El sistema respiratorio: se recomiendan los baños de sol de la cintura para abajo con el fin de descongestionar los pulmones, al mismo tiempo que la persona se beneficia de las propiedades antibióticas y fortalecedoras. El sol de montaña, con aire limpio y seco y presión atmosférica baja estimula el sistema nervioso y el metabolismo, es el más indicado para reforzar el sistema respiratorio.

Osteoporosis:  el sol provoca la síntesis de vitamina D y esta ayuda a fijar los minerales en los huesos. Por esta misma razón, los baños de sol, especialmente si se realizan a orillas del mar, están indicados en casos de fracturas.

Diabetes: el sol –como la dieta, el ejercicio y los baños de aire- estimula el funcionamiento del metabolismo y en consecuencia la secreción de insulina y la asimilación de los hidratos de carbono. La helioterapia marina, bajo la enorme luminosidad que causa la reflexión en la arena y el mar, y con una temperatura y humedad moderadas, resulta sedante y está recomendada para tratar problemas circulatorios y en casos de debilidad general.

– Genitales: los baños de sol sobre los órganos genitales de la mujer son eficaces en la sequedad vaginal, las infecciones por hongos, las menstruaciones dolorosas y la insuficiencia en los ovarios. En el hombre, la cura solar se utiliza contra la impotencia, la erección débil y las inflamaciones de la próstata.

Afecciones de la piel: la helioterapia consigue excelentes resultados sobre ciertas clases de acné y las impurezas de la piel. En otras enfermedades más complejas, como el eccema, la psoriasis o las heridas que no cicatrizan, también está indicada como tratamiento complementario y bajo control médico. En muchos casos se recomienda combinar el sol con los baños de agua de mar y la dieta.

Enfermedades renales y urinarias: al activar la circulación de la sangre, el sol mejora el funcionamiento de los riñones y favorece la eliminación de líquidos. Mediante la intervención sobre la asimilación de los minerales, los rayos solares pueden prevenir la reaparición de cálculos.

Si estás además pensando en quedarte embarazada, la helioterapia está indicada ya que la vitamina D es fundamental para el futuro desarrollo de tu bebé, ya que se producirá un aumento de vitaminas que beneficiará tanto a la madre como al niño, y lo que es muy importante, se regulará el mecanismo de fijación del calcio y del fósforo, que permite una buena formación de los huesos del nuevo ser y evitar la descalcificación de la madre.

Insistimos en que la helioterapia utiliza la exposición al sol de manera dosificada y teniendo en cuenta factores como el tipo de piel, la época del año, el lugar y la hora del día. Hay que hacerlo de manera progresiva y evitando las horas de mayor intensidad solar, principalmente en los meses de verano. Lo ideal es aprovechar las primeras horas de la mañana (entre las 8 y las 11) o las últimas de la tarde (después de las 16).

El primer día basta con cinco minutos. Los especialistas recomiendan empezar por los pies y cada día sumar cinco minutos y ampliar la zona de exposición. Al quinto día, se puede incluir la zona del pecho y el baño solar puede durar 25 minutos.

La cabeza debe estar siempre cubierta , los ojos protegidos con gafas de sol y debemos utilizar un protector solar adecuadoNosotros te recomendamos el Solar Premium SPF45 de alta protección, resistente al agua y sin fragancia, que protege no solo a diario sino después de tratamientos de fotodepilación, foto-rejuvenecimiento y microdermoabrasión. Al contener ácido hialurónico, previene el envejecimiento. Es…¡altamente recomendado!

Solar Premium SPF45 con aloe vera y ácido hialurónico

Solar Premium SPF45 con aloe vera y ácido hialurónico

Recuerda: ¡el sol es una bendición de la naturaleza!  ¡¡Y es gratis!! Controlando las exposiciones solares, nuestro organismo se verá beneficiado de múltiples formas y nuestro ánimo, también, algo que con la que está cayendo nunca está de más…

Así que nuestro sevenconsejo de hoy es ….¡a bañarnos de Sol y Energía Positiva!!!

fuente: gatoencerrado.lacoctelera.net, fotos:   zsazsabellagio.blogspot.com.es
Anuncios

2 pensamientos en “Helioterapia, el Poder del Sol: aprovecha los beneficios de la luz solar sin dañar tu piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s